FISIOTERAPIA Y CÁNCER

En el post de esta semana queremos hablar sobre el papel de la fisioterapia en patologías de cáncer y más en concreto en cáncer de pulmón.

 

En oncología los cuidados paliativos son necesarios y muy importantes cuando no hay curación posible. Se trata de un enfoque multidisciplinar, en el que el fisioterapeuta toma un papel importante. Este trabajo abarca desde la rehabilitación, prevención y educación, entre otros, tanto en hospital como fuera de él.

 

Históricamente, el reconocimiento de la fisioterapia para este tipo de cuidados no ha estado reconocido ni valorado. Hasta mediados de la década de 1990, los cuidados eran a base de fármacos analgésicos. Desde ese momento uno de los países, que empezó a realizar estudios sobre el impacto de la fisioterapia en el cáncer, fue Australia. Observaron, que los problemas oncológicos conllevaban una discapacidad, que era mejor entendida y tratada por el fisioterapeuta, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

 

Los aspectos que puede abordar el fisioterapeuta en términos paliativos son el tratamiento músculo-esquelético, neural, respiratorio, circulatorio y el manejo del dolor. Todo influido por la capacidad del cuerpo de “curarse”, que se deteriora por el avance de la enfermedad y de condiciones como la caquexia.

 

En el trabajo realizado por Granger CL (2016) describe por fases, el tratamiento de fisioterapia, para pacientes con cáncer de pulmón. Esta intervención abarca desde el ejercicio antes de la operación, pasando durante el período de tratamiento y hasta cuando la enfermedad está avanzada. Este tipo de terapia de ejercicio está enfocada a evitar el deterioro progresivo físico y psicológico del paciente. También, existen otro tipo de abordajes, como los descritos anteriormente (tratamiento músculo-esquelético, neural, respiratorio, circulatorio y el manejo del dolor y estrés)

 

Mirando hacia el futuro, se debe comprobar si el ejercicio puede aumentar la esperanza de vida en cánceres en general y en el de pulmón en particular. Ya que esta es un área de práctica en crecimiento y tiene el potencial de minimizar el deterioro físico y psicológico debilitante que a menudo ocurre con el cáncer de pulmón. A medida que surja la evidencia, un objetivo importante para la fisioterapia en la próxima década será traducir rápidamente los hallazgos de los estudios de investigación a la práctica de la fisioterapia clínica.

 

Fuentes:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26992323

 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11676663

 

Sin comentarios

Añadir un comentario