¿EL DOLOR PUEDE SER LA GUÍA DEL TRATAMIENTO?

Hola amigos siguiendo con los mitos del trabajo de Liebenson, hoy os presentamos el mito 4.

 

“El dolor sea tu guía”, tradicionalmente se he tenido una perspectiva sobre el manejo del dolor, que afortunadamente ha evolucionado con los años. Siempre se ha pensado que, si un movimiento o actividad duele, es mejor no realizarla. Sin embargo, eso solo debería aplicarse en casos agudos traumáticos, en lo que puede ser conveniente el reposo.

 

El manejo de las actitudes y creencias del paciente sobre el dolor, desde un enfoque biopsicosocial, es muy importante por parte del terapeuta, para poder educar al paciente durante el proceso patológico. Así mismo, este mecanismo de aprendizaje puede ayudar a paliar y reducir los niveles de ansiedad de los pacientes. Estos consejos se centran, principalmente en las consecuencias del dolor y las limitaciones, más que en la localización en sí.

 

Por todo esto, el hacer comprender su “DOLOR”, con EDUCACIÓN SOBRE LA SALUD, al paciente puede hacer que el tratamiento tenga una mayor tasa de éxito que si no se lleva a cabo.

Sin comentarios

Añadir un comentario